Temas de Interes Terapia Hormonal

Terapia Hormonal para el Cáncer de Próstata

La terapia hormonal para el cáncer de próstata inhibe la producción de hormonas sexuales masculinas (andrógenos), bloquea la acción de los andrógenos o ambos. Este tipo de terapia puede hacer lento el crecimiento de las células cancerosas de próstata, el cual es estimulado por los andrógenos. También se llama terapia de supresión de andrógenos o terapia de bloqueo de andrógenos. La terapia hormonal para cáncer de próstata puede incluir el uso de fármacos, de cirugía o de hormonas sexuales femeninas (estrógenos).

La terapia hormonal para el cáncer de próstata se usa junto con la radioterapia en hombres que tienen enfermedad en estadio inicial con un alto riesgo de recurrencia, o que tienen enfermedad avanzada, recurrente o metastática. Se usa también en hombres a quienes se les encuentra que tienen células cancerosas de próstata en los ganglios linfáticos que se extirpan durante una prostatectomía radical.

¿Qué son las hormonas sexuales masculinas?: son sustancias producidas por glándulas del cuerpo que funcionan como señales químicas. Afectan las acciones de las células y de los tejidos en varios lugares del cuerpo y ordinariamente llegan a sus objetivos por medio del torrente sanguíneo.

Los andrógenos (hormonas sexuales masculinas) son una clase de hormonas que controlan la formación y el mantenimiento de las características masculinas. La testosterona y la dihidrotestosterona (DHT) son los andrógenos más abundantes en los hombres. Casi toda la testosterona es producida en los testículos; una pequeña cantidad se produce en las glándulas suprarrenales. Las células cancerosas de próstata pueden tener también la capacidad para producir testosterona.

¿Cómo estimulan las hormonas el crecimiento del cáncer de próstata?: Los andrógenos son necesarios para el crecimiento y la función normal de la próstata, una glándula en el sistema reproductor del hombre que ayuda a producir el semen. Los andrógenos son necesarios también para que crezcan los cánceres de próstata. Los andrógenos promueven el crecimiento tanto de las células cancerosas de próstata como las normales al unirse al receptor de andrógeno y activarlo, el cual es una proteína expresada por las células de la próstata. Una vez que se activa, el receptor de andrógenos estimula la expresión de gen específicos que hacen que crezcan las células de la próstata.

Al principio de su formación, los cánceres de próstata necesitan concentraciones relativamente altas de andrógenos para crecer. Al referirse a tales cánceres de próstata, se dice que son dependientes de los andrógenos o que son sensibles a los andrógenos porque los tratamientos que disminuyen las concentraciones de andrógenos o que bloquean la actividad de los andrógenos pueden inhibir su crecimiento.

La mayoría de los cánceres de próstata eventualmente se hacen “resistentes a la castración”, lo que significa que esos cánceres pueden seguir creciendo aun cuando las concentraciones de andrógenos en el cuerpo sean bajas en extremo o que no puedan detectarse.

¿Qué tipos de terapia hormonal se usan para el cáncer de próstata? La terapia hormonal para el cáncer de próstata, lo que también se llama terapia de supresión de andrógenos o terapia de bloqueo de andrógenos, puede impedir que se produzcan y que se usen los andrógenos. Los tratamientos de los que se dispone en la actualidad pueden:

-Reducir la producción de andrógenos por los testículos
-Bloquear la acción de andrógenos en el cuerpo
-Bloquear la producción de andrógenos en todo el cuerpo

¿Cómo se usa la terapia hormonal para tratar el cáncer de próstata? La terapia hormonal puede usarse de varias maneras para tratar el cáncer de próstata, incluso como:

-Terapia adyuvante hormonal. La terapia hormonal que se administra después de otros tratamientos primarios para bajar el riesgo de que regrese el cáncer de próstata se llama terapia adyuvante hormonal. Los hombres con cáncer de próstata en estadio inicial que tienen un riesgo intermedio o alto de recurrencia pueden recibir terapia adyuvante hormonal después de radioterapia o de prostatectomía (cirugía para extirpar toda la glándula de la próstata o una parte de ella. Los factores que se usan para determinar el riesgo de recurrencia del cáncer de próstata incluyen el grado del tumor (a medirse según la puntuación de Gleason), el grado al que el tumor se ha extendido al tejido del derredor y si las células del tumor se encuentran en los ganglios linfáticos o no.

Los hombres que reciben terapia adyuvante hormonal después de una prostatectomía viven más tiempo sin tener una recurrencia que los hombres que tienen solo una prostatectomía, pero ellos no viven más en general. Los hombres que tienen terapia adyuvante hormonal después de terapia de radiación de haz externo para el cáncer de próstata viven más, tanto en general como sin tener una recurrencia, que los hombres que reciben tratamiento con radioterapia sola.

-Terapia neoadyuvante hormonal. La terapia hormonal que se da antes de otros tratamientos se llama terapia neoadyuvante hormonal. Los hombres con cáncer de próstata en estadio inicial que tienen un riesgo intermedio o alto de recurrencia reciben con frecuencia terapia hormonal antes o durante la radioterapia, además de recibir terapia hormonal después de la radioterapia. Los hombres que reciben terapia hormonal en combinación con radioterapia viven más en general que los hombres que reciben radioterapia sola. El uso de terapia neoadyuvante hormonal (sola o en combinación con quimioterapia) antes de prostatectomía no ha mostrado que prolongue la supervivencia y no es un tratamiento acostumbrado.

-Terapia hormonal sola. La terapia hormonal se usa a veces sola para alivio o para prevención de síntomas locales en hombres con cáncer de próstata localizado que no son candidatos para cirugía o para radioterapia. Entre esos hombres se incluye a quienes tienen una esperanza limitada de vida, a quienes tienen un estadio avanzado de tumor local y a quienes tienen otros padecimientos graves de salud.

IMPORTANTE: La duración del tratamiento con terapia hormonal para el cáncer de próstata depende del riesgo de recurrencia que tiene el hombre, el cual se basa en el estadio clínico (la cantidad o la extensión del cáncer en el cuerpo), en la puntuación de Gleason (el sistema para asignar un grado al tejido de cáncer de próstata basándose en cómo se ve cuando es examinado al microscopio), y en la concentración de PSA. Para los hombres con un riesgo intermedio de cáncer de próstata, la terapia hormonal se administra en general de 4 a 6 meses; para hombres con enfermedad de alto riesgo se administra generalmente de 2 a 3 años.

Los médicos no pueden predecir durante cuánto tiempo la terapia hormonal será efectiva en suprimir el crecimiento del cáncer de próstata de un hombre en particular. Por lo tanto, los hombres que toman terapia hormonal durante más de unos cuantos meses serán examinados regularmente para determinar la concentración de PSA en su sangre. Un aumento de la concentración de PSA puede indicar que el cáncer del hombre ha empezado a crecer de nuevo. Una concentración de PSA que sigue en aumento mientras la terapia hormonal mantiene con éxito las concentraciones de andrógenos bajas en extremo es una indicación de que el cáncer de próstata del hombre se ha vuelto resistente a la terapia hormonal que se está usando en ese tiempo.

¿Cuáles son los efectos secundarios de la terapia hormonal para cáncer de próstata? Tanto la castración médica como la castración quirúrgica reducen en gran manera la cantidad de andrógenos producidos por el cuerpo. Ya que muchos otros órganos, además de la próstata, usan andrógenos, la castración médica o la quirúrgica pueden tener un rango amplio de efectos secundarios.

-Falta de interés en el sexo (disminución de libido)
-Disfunción eréctil
-Sofoco
-Disminución de masa ósea
-Fractura de hueso
-Disminución de masa muscular y falta de fuerza física
-Cambios en los lípidos sanguíneos
-Resistencia a la insulina
-Aumento de peso
-Cambios de humor
-Fatiga
-Ginecomastia (crecimiento del tejido del seno)

¿Qué se puede hacer para reducir los efectos secundarios de la terapia hormonal para cáncer de próstata? A los hombres que tienen disminución de la masa ósea durante terapia hormonal por largo tiempo se les puede recetar fármacos para hacer más lenta esta disminución o para revertirla. El ejercicio puede ayudar a reducir algunos de los efectos secundarios de la terapia hormonal, incluso de la disminución de la masa ósea, la disminución de la masa muscular, del aumento de peso, la fatiga y la resistencia a la insulina.

Fuente: www.cancer.gov