“Pensé que era imposible traer un bebé al mundo por mi situación”

“Este es mi segundo intento de FIV;  ya tengo una niña de 5 años, gracias al mismo doctor. Actualmente estoy tratando de conseguirle un hermanito a mi hija. Para mí ha sido una experiencia bastante bonita porque pensé que era imposible traer un bebé al mundo por mi situación, pero gracias al tratamiento que me sugirió el doctor la primera vez, hoy tengo a mi hija, y pronto sabré si podré tener al segundo”.

“He recibido mucho apoyo de los médicos, la bióloga, la secretaria, siempre han estado pendiente del caso, son como una familia y de verdad me he sentido muy agradecida  con Dios ante todo, y con todo el personal de Genesis”.

Nuvia Hernández.

“Hay que tener mucha fe en Dios y confianza en tu médico y el equipo que lo acompaña”.

Mariana A, una venezolana llena de esperanza y voluntad como muchas, hoy es madre por partida doble. Sus hijos, completamente sanos y felices, son motivo de alegria y satisfacción.  A continuación, compartirnos su historia.

“Empezamos con la estimulación ovárica para hacer una inseminación artificial. Ya no recuerdo si fue en segundo o tercer intento que quedé embarazada, lamentablemente fue un embarazo ectópico y me tuve que someter a una intervención quirúrgica de emergencia extirpando la trama del lado derecho. Tuve que esperar un tiempo a que mi cuerpo se recuperara y estuviera en óptimas condiciones para volver a intentarlo. Al cabo de unos meses, sentía dolores muy agudos y me sometí a una miomectomía descubriendo que también tenia endometriosis. Según el Dr. Burgos, las adherencias hacían más complicado el proceso para quedar embaraza en forma natural. Después de terminar mi tratamiento de casi 6 meses con inyecciones y anticonceptivos orales, el Dr. Burgos me indicó que el mejor procedimiento sería una Fertilizacion In Vitro (FIV). Y así fue,  me preparé, seguí sus recomendaciones y las de todo su equipo, y en el primer intento quedé embarazada. La mayor bendición de todas, fue un embarazo gemelar”.

Al preguntarle cómo llegó a nosotros, cuenta que fue referida por otra paciente del doctor Burgos, quien  “también quedó embarazada después de varios intentos”, y destaca: “no negaré que es un proceso costoso, lleno de muchas emociones intensas, sacrificios, constancia, pero sobre todo, hay que tener mucha fe en Dios y confianza en tu médico y el equipo que lo acompaña”.  

Finalmente, Mariana agrega  porqué decidió a tratarse en nuestra unidad:  “al principio asisti a otra unidad de fertilidad, pero no tuve los resultados deseados. Ambos son muy serios y profesionales en su trabajo, pero desde mi punto de vista, Genesis se diferencia por tener un trato más humano y personalizado. Me sentí en familia y en confianza para acudir a ellos cuando lo necesitaba, ya sea para hacer miles de preguntas, llorar o simplemente conversar con alguien que pudiera entender lo que estaba viviendo. El Dr. Burgos y todo su equipo se preocupan por el bienestar de la pareja y en especial de la mujer que busca quedar embaraza.  Nunca sentí que me dejaran para despues y siempre sentí que las pacientes somos prioridad”. 

 

“Tuvimos mucha suerte con las inseminaciones”

“Mi historia comienza porque yo me hice una histerosalpingografía que me había mandado mi ginecólogo de siempre, y ahí salió que tenía una trompa obstruida; por eso decidí ir a verme con un especialista en fertilidad.

Por referencia de un familiar, llegué a consulta con el Dr. Burgos, quien me examinó y me dijo: vamos de lo simple a lo complejo; arrancamos con inseminaciones, si no funcionan, pasamos a una laparoscopia para ver si hay algo adicional, y si las inseminaciones no funcionan, de último intentamos con una Fertilización In Vitro. Sin embargo, ésto último no hizo falta porque tuvimos mucha suerte con las inseminaciones.

Mi experiencia a lo largo del tratamiento fue chévere, me gustó mucho el doctor y me dio mucha confianza desde el primer momento, la verdad es que estaba bien tranquila y esperanzada de que todo iba a salir bien. El tratamiento de verdad que es sencillo, uno tiene que colocarse inyecciones de hormonas que él mismo te manda, y son fáciles de poner. En la primera inseminación quedé embarazada, no me lo creía, pero lamentablemente tuvimos una pérdida, y entendimos que eso es una situación por la que pasan muchas mujeres. En un segundo intento no quedamos, y a la tercera vez sí; yo estaba super emocionada y muy contenta, quizás si controlé más mis emociones durante el primer trimestre, esperando que todo estuviera chévere, como efectivamente fue, ya que hoy en día tengo mis morochos bellos gracias al Dr. Burgos.

Mi consejo para todas las mujeres que pueda estar en una condición similar es tener paciencia y ser positiva durante todo el proceso, porque con tantos métodos que existen hoy en día y gente tan preparada, uno puede quedar en estado, lo que pasa es que cuando estamos arrancando, vemos la posibilidad como lejísimo, uno se siente como en un hueco, sobre todo cuando en el primer intento no se logra el embarazo, pero no hay que sentirse derrotado sino seguir intentando, sabiendo que estás en excelentes manos y con el respaldo de un equipo profesional que ha hecho esto mil veces y que sabe cómo lograr el sueño de tener bebés”.

-Anónimo-

 

“Gracias por el milagro”

Rodney y Yohana, son una pareja  joven, trabajadora y estusiasta que llegó a Genesis a través de la web. “Buscamos información en internet y fuimos referidos al doctor Burgos, como uno de los mejores en el área”.

En consulta, se apreció que Yohana tenía ovarios poliquísticos, y luego de una cirugía ovárica con la finalidad de inducir la ovulación, se procedió a realizar una Inseminación Artificial.  A pesar del tiempo transcurrido y el esfuerzo que amerita este tipo de tratamiento, la pareja lo considera una excelente opción: “Es una oportunidad para poder superar los problemas que se puedan presentar en cuanto a la fertilidad, adicionalmente, el equipo siempre se interesa por explicar detenidamente cada uno de los pasos que se van dando a lo largo proceso”.

Con respecto al trato recibido en nuestra unidad, relatan lo siguiente: “La atención, el interés y la sinceridad de cada uno de los integrantes del equipo se siente; se preocupan como si fueran un integrante más de la familia que se está construyendo”. 

Estamos conscientes de que el deseo de formar una familia, en ocasiones comprende mucho más esfuerzo físico, emocional y económico. Por eso, aunque la ciencia cumpla un rol importante, la dedicación y la esperanza de la pareja, son clave al momento de lograr un embarazo. A pesar de que en algunas oportunidades el resultado no fue el esperado, el equipo siempre presentaba otro tratamiento para poder cumplir con el sueño de nosotros. Finalmente la mayor satisfacción de todo el proceso, fue el día cuando pudimos ver la primera foto de nuestro futuro hijo, José Daniel”.

Despedimos este relato llenos de orgullo, alegría y satisfacción, por estas palabras que nos dedicaron Rodney y Yohana: “Queremos agradecer a todo el equipo de Genesis Fertilidad por todo el apoyo y el cariño que nos brindaron durante un año de intentos, actualmente nuestro bebé tiene 27 semanas de gestación y estamos en la espera del gran día. Gracias por el milagro.”

 

“La felicidad que siento es tan grande”

“Les doy gracias. Primeramente a Dios, y a todo el equipo de trabajo de Avicena por su gran labor. La felicidad que siento es tan grande, por tener en este momento a mi angelito conmigo. Mil gracias”.

Sra. C. Lozada

“Hoy día tengo las mejores 12 semanas que jamás tuve”

Tengo 33 años y desde que me casé, hace 4 años, mi esposo y yo deseábamos tener hijos. Al poco tiempo de juntarnos quedamos embarazados, pero mi embarazo no duró más de 2 meses; desde entonces, seguimos intentando sin obtener ningún resultado por la vía natural, así  que mi doctora que atendía casos de fertilidad primaria, me mandó a realizar varios exámenes. Uno decía que mi reserva ovárica era baja, y que a medida que pasara el tiempo las posibilidades de un embarazo espontáneo se reducirían.

Tras muchas pruebas de sangre para descartar cualquier problema, la doctora intentó probar con dosis de hormonas y con relaciones dirigidas, para ver si lográbamos lo que tanto habíamos deseado; pero lamentablemente sin ningún resultado. Luego de 4 intentos fallidos, me recomendó verme con un especialista en fertilidad.

Una colega de mi doctora nos sugirió ir donde el Dr. Burgos. Él desde el principio, muy inquieto por mi historial médico, me hizo millones de preguntas, todas fueron contestadas y poco a poco fueron descartando las causas de mi infertilidad.

Mi esposo debía ponerse en tratamiento también por 3 meses antes de la inseminación artificial. Todo el proceso comenzó en el mes de octubre de 2014, y ya para enero de 2015, debía haber completado el tratamiento, para que una vez comprobado que estaba todo bien en él, el  Dr. Burgos procediera a realizarme la inseminación.

Mientras tanto, en noviembre de 2014, el Dr. me mandó una dosis de hormona para ver si mi endometrio aumentaba de tamaño ( ese era uno de mis problemas de infertilidad, que mi endometrio no crecía previo ni durante a la ovulacion), sin embargo, luego de monitorearme por medio de ecos, pudo notar que al concluir la dosis de hormonas antes de la ovulación, ya mi endometrio había alcanzado el tamaño mínimo requerido para que se diera la concepción.

Llegó la navidad y con ella vinieron los descansos de ambos, paseos, estar en paz, y como por arte de magia, mi regla nunca llegó. Hoy día tengo las mejores 12 semanas que jamás tuve, sólo con las hormonas y el tratamiento que le mandó el Dr. a mi esposo. No hizo falta la inseminación, nuestro sueño se nos hizo realidad.

Por cierto, como nosotros no teníamos  suficiente dinero, habíamos pedido a una institución pública, los recursos económicos para costear los gastos de la inseminación, y casualmente al mismo tiempo de enterarnos de nuestro embarazo, también nos llegó la noticia de que los recursos habían sido aprobados.  Gracias al Dr. Burgos y a Dios, no hicieron falta. Y ahora podemos decir que estamos ¡felizmente embarazados!.

No pierdan la fé y no se olviden,
El Señor es mi pastor, nada me falta. Salmo 23.
Virginia González Palma

“Damos gracias a Dios por permitirnos la maravillosa experiencia de ser padres”

Asistimos a consulta con el Dr. Luis Burgos en agosto de 2012, luego de intentar lograr un embarazo desde el año 2008. Desde el principio, fue muy receptivo con nosotros, mientras explicábamos todos los pasos que habíamos dado para intentar quedar embarazados. Al principio, no lo tomamos como una misión u objetivo por cumplir, sino que simplemente dijimos: no nos cuidaremos de ahora en adelante, y si quedo embarazada, pues bienvenido sea.

En el año 2009 comenzamos a indagar sobre si había algo malo que estuviera impidiendo la concepción y comenzamos una serie de estudios endocrinológicos, más otros estudios como sonohisterografía, histerosalpingografía, etc. Para ese entonces, no era mucho lo que habíamos descubierto y tampoco comenzamos un tratamiento formal.

Cuando acudimos a Genesis, realizamos sólo los exámenes puntuales que se requerían, y llegamos al punto de decidir realizar una cirugía laparoscópica exploratoria. En algún punto llegamos a sentirnos un poco frustrados, pues luego de la cirugía, el diagnóstico era que nuestra infertilidad se debía a causas no explicadas, seguíamos sin saber qué pasaba. Sin embargo, no tuvimos motivos para desanimarnos, pues seguidamente el Dr. Burgos sugirió que intentáramos con inseminaciones intrauterinas, accedimos al tratamiento y funcionó en el primer intento.

El tratamiento en sí es demandante: el monitoreo del ciclo de ovulación más la aplicación de medicamentos es muy riguroso y requiere dedicarle tiempo, pero en ese sentido el doctor fue muy constante con nosotros y eso ayudó a sobrellevar el proceso.

Llegamos a Genesis no por referencia de otras pacientes, sino buscando en internet sobre centros de fertilidad. Genesis no fue mi primera opción, pero al no lograr que me atendieran en otro centro luego de varios intentos, decidí intentar con ellos y me atendieron muy amablemente y enseguida me dieron cita para consultar al Dr. Burgos.

He tenido la oportunidad de compartir mi experiencia con otras personas que se encuentran en búsqueda de lograr un embarazo, y recomiendo a Genesis por la perseverancia y rigurosidad que tienen para aplicar el tratamiento, no te sientes desasistida sino acompañada en el proceso.

Hoy tenemos a nuestra bebé en brazos y sentimos que todo lo vivido valió la pena y damos gracias a Dios por permitirnos la maravillosa experiencia de ser padres.

Brenda H.

“Me siento bien, ya que además de efectivo, el tratamiento para mí no fue complicado”

Damaris Camargo, nos contó que decidió asistir a consulta con el Dr. Luis Burgos, debido a que tenía dos años tratando de quedar embarazada y después de una pérdida no lograba hacerlo de forma natural. “Antes de llegar a Genesis, visité dos médicos;  una obstetra y otro obstetra y homeópata. En una revista leí un reportaje que le hicieron al Dr. Burgos y me llamó la atención cómo  él describió los distintos problemas de fertilidad, de manera clara y precisa. A la semana siguiente fui a consulta”.

A la fecha, Damaris tiene su hermosa bebé en brazos y explica que en su caso, fue necesario realizarle Inseminación Artificial. “Me siento y sentí bien, ya que además de efectivo, el tratamiento para mí no fue complicado”.
Al preguntarle a Damaris si recomendaría a GENESIS como Centro de Reproducción Asistida,  afirmó: “Sí lo recomiendo a todas las personas que como yo, necesitan respuestas a su casos. Tengo una bebé preciosa y sana. Yo consulté muchos médicos, pero el Dr. Burgos es un profesional y excelente ser humano, y Genesis es una unidad que da trato personalizado a cada pareja”.

“Esta es la más hermosa experiencia que he vivido”

Estoy muy agradecida con el gran equipo de Genesis, especialmente con mi doctor Luis Burgos, quienes siempre dispuestos lograron hacer realidad mi gran sueño: ser madre de mi hermoso bebé (Sebastián David).

Es admirable el esfuerzo, esmero y amor que dedican a tan hermosa labor, crear vida para dar vida, un bebé es la fuerza que impulsa a seguir adelante, es la alegría de la familia, es el alimento del alma.

No existen palabras para describir lo que siento, cada nuevo día le doy gracias a Dios, a mi Doctor Burgos y al equipo de Genesis por permitirnos ver a mi familia y a mi, la bella y tierna carita de mi bebé.

Las personas que deseen ser padres y que por algún motivo no lo han logrado, les recomiendo intentarlo las veces que sea necesario, no importa las caídas, levántense e intenten nuevamente que el esfuerzo lo merece y les aseguro que el resultado es grandioso.

Besos y abrazos de la feliz madre y su bebito.

Ada V.

Un sueño hecho realidad…

Maybi Chávez.

“Un día fui a mi consulta ginecológica por haber presentado un fuerte dolor en la parte pélvica, cuando la doctora, quien me chequeó en ese momento a través de un eco transvaginal, me comenta que veía quistes en los ovarios y lo más probable es que tenga que someterme a una cirugía porque con tratamiento medicinal no van a desaparecer; eran muy grandes”.

“Ese día empezó mi calvario, me sentía desorientada, muy mal, sobre todo cuando mencionó la palabra quirófano. Me dio miedo y a la vez desesperación. Desde ese momento comenzó el recorrido en distintos hospitales y clínicas. En el transcurrir de todo este tiempo, me sometí a dos intervenciones quirúrgicas por endometriosis y quistes en los ovarios, infinidades de tratamientos, exámenes de sangre, histeroscopias, histerosalpingografías. A mi esposo también le tocó realizarse exámenes de sangre, espermatograma, perfil andrológico, etc., todos salían bien y sin embargo, no dieron el resultado que se esperaba”.

“Se lee fácil pero ese tiempo fue aterrador, sin esperanzas, porque hasta no hace mucho leían mis antecedentes y arrugaban la cara. Recuerdo que un doctor vio mis estudios, me los devolvió y me dijo: “No hija, aquí ya no hay nada que hacer, tienes que recurrir a un especialista en fertilidad porque tienes las trompas obstruidas (Hidrosalping) y así es muy difícil quedar embarazada de forma natural. Tienes que recurrir a la reproducción asistida”. Ese día lloré hasta más no poder, es desesperante, pero seguí intentando, nunca desistí, busqué otras opiniones”.

“Llegó un momento en que me dio miedo ir al ginecólogo, sientes que no hay salida en medio de tanta incertidumbre, tanto así que llegué a proponerle a mi esposo que nos separáramos. Me sentí egoísta porque él podía tener su familia pero estando a mi lado no lo iba a lograr. Gracias al señor no lo hizo. Así que me armé de valor y tomé mis estudios otra vez. Fui a ver al Dr. Walker Moratorio, quien revisó mis estudios y me recomendó consultarme con el Dr. Luis Burgos especialista en fertilidad”.

“El Dr. Burgos me explicó que por mi diagnóstico, me correspondía el método de Fertilización in Vitro, pero, debido a que presentaba Hidrosalpinx (trompa obstruida y llena de líquido) fue necesario realizar una cirugía previa, basada en la colocación de un dispositivo dentro de la trompa por vía histeroscópica (instrumento que se introduce dentro del útero para examinar la cavidad uterina), con el objeto de evitar que el líquido contenido en el hidrosalpinx drenara hacia la cavidad uterina, ya que esto causaría una gran toxicidad en el sitio donde se colocarían los embriones. Esta operación fue exitosa. Luego solamente esperaba para que me hicieran la estimulación ovárica”.

“Fueron meses de espera porque mi cuerpo no respondía al tratamiento hormonal al que estaba sometida; esperamos la desintoxicación de mi cuerpo para que mi menstruación bajara de forma natural; tuve secciones psicológicas y en el transcurrir de esos meses sentía que las puertas se me cerraban. Es desesperante, pero nunca me di por vencida. Me sometí al procedimiento, fue una experiencia única e inolvidable el ver cómo colocaban los embriones en mi útero. Sentí una tranquilidad increíble, más aún con la emoción y alegría que recibía de parte del Dr. Burgos y su equipo de trabajo (Adriana, Freddy, Eddy), de verdad muchas gracias por su paciencia y perseverancia”.

“En enero de 2010 me realicé la prueba de embarazo y la ansiedad era inmensa, no podía esperar. Mi esposo se acercó conmigo hasta el laboratorio y retiramos juntos el examen. Al ver la palabra POSITIVO no sabía si llorar, gritar o correr. Fueron muchas emociones juntas. Mi esposo y yo lloramos al saber que Dios escuchó nuestras suplicas después de tantos años de angustia, desesperanzas, tristezas, ansiedad, etc., etc., etc. Me parece mentira que en estos momentos, gracias al Señor y al Dr. Burgos, tenga varias semanas de embarazo”.

“… Nunca dudes cuando Dios demore en darte lo que tanto le has pedido, el sólo pone a prueba tu paciencia y tu fe, porque las espinas de hoy, serán las rosas del mañana…”

Plugin from the creators ofBrindes :: More at PlulzWordpress Plugins