De Interés en Ginecología Ginecología

El temido “Prolapso”

Los órganos pélvicos incluyen la vagina, el cuello uterino, el útero, la vejiga, la uretra, el intestino delgado y el recto. Los órganos pélvicos se mantienen en su lugar por los músculos del suelo pélvico. Las capas de tejido conectivo llamadas fascia también proporcionan apoyo. Estos músculos de soporte y la fascia, pueden llegar a ser desgarrados o estirados, o pueden debilitarse  debido al envejecimiento. Los problemas con el apoyo de la pelvis a menudo están asociados con el prolapso de órganos pélvicos. En esta condición, la fascia y los músculos ya no pueden soportar los órganos pélvicos. Como resultado, los órganos que apoyan pueden caer hacia abajo.

¿Cuáles son los síntomas del prolapso de órganos pélvicos?
Muchas mujeres no tienen síntomas y no se preocupan por su prolapso de órganos pélvicos. Los síntomas de los que tienen problemas pueden variar de leves a severos. Algunos son:

  • Sensación de pesadez pélvica
  • Bulto en la vagina
  • Órganos “saltones” fuera de la vagina
  • Dolor o  sensación de presión en el bajo vientre o la pelvis
  • Dolor de espalda
  • Incontinencia urinaria) o problemas defecar
  • Dificultades sexuales
  • Problemas con la aplicación de tampones
  • Presión en la pelvis

 ¿Qué causa el prolapso de órganos pélvicos?
La principal causa de prolapso de órganos pélvicos es haber tenido hijos. Las mujeres que han tenido un parto vaginal tienen un riesgo ligeramente mayor de problemas de apoyo pélvico, que quienes se han sometido a una cesárea.

Otras causas de los problemas de apoyo pélvico son: 

  • Cirugía pélvica previa
  • Menopausia
  • Envejecimiento
  • Atividad física intensa
  • Factores que aumentan la presión en el abdomen, como el sobrepeso o la obesidad, el estreñimiento y el esfuerzo de tener una evacuación intestinal, así como la tos crónica
  • Factores genéticos

¿Cuáles son algunas formas NO quirúrgicas para obtener alivio de los síntomas?

  • Cambios de estilo de vida: si la incontinencia es un problema, limite la ingesta de líquidos, incluyendo bebidas que contengan cafeína (un diurético)
  • Las mujeres con problemas intestinales pueden encontrar que el aumento de la cantidad de fibra en su dieta previene el estreñimiento y esfuerzo durante la defecación
  • Si tiene sobrepeso u obesidad, la pérdida de peso puede ayudar a mejorar su salud en general y, posiblemente, sus síntomas de prolapso
  • Los ejercicios de Kegel fortalecen los músculos que rodean las aberturas de la uretra, la vagina y el recto. Hacer estos ejercicios regularmente puede mejorar la incontinencia

¿Cuáles son los ejercicios de Kegel?

  • Apriete los músculos que usa para detener el flujo de orina. Esta contracción tira de la vagina y el recto hacia arriba y atrás
  • Mantenga la posición durante unos 10 segundos, luego suelte
  • Haga 50 contracciones al día durante 4-6 semanas
  • Asegúrese de que no está apretando su estómago, muslo, o los glúteos. También debe evitar contener la respiración a medida que hace estos ejercicios

¿Puede la cirugía corregir problemas de apoyo pélvico?

Algunos problemas de apoyo pélvico pueden ser corregidos mediante cirugía para restaurar la profundidad y la función normal de la vagina. Los síntomas como dolor de espalda, presión pélvica y dolor durante el sexo, no pueden ser aliviados por la cirugía para reparar el prolapso. Sin embargo, las posibilidades de conseguir un cierto grado de alivio son bastante. El prolapso puede reaparecer después de la cirugía. Los factores que causaron que una mujer tenga un prolapso en el primer lugar pueden causar que ocurra de nuevo.

Fuente: ACOG